EDTA - Quelación

"Un hombre tiene la edad de sus arterias"

"La Quelación es más de 300 veces más segura que la Cirugía By Pass"


Lectura relacionada 

DESCARGUE ACÁ EL DOCUMENTO SOBRE QUELACIÓN

Quelación intravenosa.pdf Quelación intravenosa.pdf
Size : 373.564 Kb
Type : pdf
Tiomersal (Mercurio) en las Vacunas.pdf Tiomersal (Mercurio) en las Vacunas.pdf
Size : 0.154 Kb
Type : pdf

¿QUE ES LA QUELACIÓN?
La terapia de quelación fue descubierta en el año 1930 por el médico Suizo Werner. Se aplicó por primera vez en Estados Unidos para tratar las intoxicaciones con plomo. Se observó que pacientes que además tenían arterioesclerosis experimentaban una mejoría generalizada de su salud. Disminuía la angina, mejoraba la memoria, la vista, oído, y el olfato.
En Estados Unidos, el médico Elmer Cranton y otros especialistas comenzaron a tratar a pacientes vasculares con este método, reportando mejorías consistentes.
El siglo XX con la industrialización se ha producido un exceso de toxinas que contaminan el ambiente. Nuestro organismo posee ciertos mecanismos de defensa que nos protegen de la entrada de dichas toxinas. Pero en la actualidad este sistema de defensa no tiene capacidad para lidiar con el exceso de metales tóxicos a los que estamos sometidos desde hace aproximadamente 100 años.

La quelación es un proceso químico, usado en los organismos vivos por sustancias comunes como aspirina, antibióticos, vitaminas, hemoglobina, etc., por el cual un metal como plomo, mercurio, hierro, aluminio, calcio, etc. se une a otra sustancia.
Cuando hablamos de Terapia por Quelación nos referimos a un tratamiento muy conocido en el ámbito de la medicina alternativa,  por el cual un aminoácido sintético – la sal disódica del Acido Etilen – Diamino-Tetracético (EDTA) – es administrado al paciente por vía intravenosa. El total de infusiones generalmente oscila entre 20 y 30, pudiendo llegar en casos muy graves a 50 o 60.

Este aminoácido, EDTA, extrae los metales acumulados en lugares anormales del organismo -donde actúan nocivamente acelerando la producción de radicales libres- y los elimina por la orina. Esta acción ayuda, después de un  tiempo razonable, a parar el progreso de las enfermedades relacionadas con la producción excesiva de estas moléculas altamente inestables que, como algunos estudios realizados recientemente parecerían indicar, son la condición subyacente más importante en la mayoría de las enfermedades degenerativas comunes de la vejez, especialmente arteriosclerosis pero también cáncer, artritis, etc. La tregua lograda en este proceso destructivo le da al cuerpo el tiempo que necesita para iniciar el proceso de curación que posteriormente restaurará el flujo sanguíneo por las arterias dañadas.
La duración y eficacia del proceso depende del estado de salud inicial del paciente, del grado de cumplimiento que da a las indicaciones relacionadas con su régimen alimenticio, suplemento de nutrientes, ejercicio, eliminación de tóxicos como tabaco y alcohol y de los cambios que logra implementar en su estilo de vida.
Los beneficios que se pueden lograr con esta terapia son generalizados y abarcan todo el cuerpo, concentrándose fundamentalmente en tratar las causas de la enfermedad, premisa fundamental de la medicina biológica, en lugar de solucionar bloqueos locales como hacen otros tratamientos mucho más traumáticos. La mejoría, por lo tanto, alcanza todos los vasos sanguíneos desde los más grandes hasta las arteriolas más pequeñas y capilares que son, en general, las mas dañadas.
A medida que la química interna de las células tiende a normalizarse, la regulación corporal de calcio y colesterol mejoran, el flujo sanguíneo a los órganos dañados aumenta, los síntomas y, por consiguiente, la necesidad de medicación disminuyen y, lo que es importante, la calidad de vida mejora enormemente, en general, en un porcentaje global que varía entre el 75%  y el 90% de los pacientes tratados.
Este tratamiento, en conjunto con cambios en el estilo de vida y hábitos alimenticios, puede ser una opción importante a tener muy en cuenta por aquellas personas que enfrentan, en un futuro cercano, la posibilidad de someterse a una operación de bypass coronario, a la amputación de un miembro, a la impotencia sexual o a la invalidez progresiva, tanto física como mental, así como también para consolidar los resultados obtenidos después de la cirugía de bypass ya que esta, como sabemos, actúa solo localmente.

MECANISMO DE ACCIÓN

Si bien el EDTA elimina parte del calcio localizado en los ateromas, su acción principal se basa en la eliminación de metales de transición como el cobre y el hierro o de metales tóxicos como el plomo, mercurio, cadmio y otros. Los primeros actúan como potentes catalizadores en las reacciones de los radicales libres que, como dijimos, posiblemente sean los procesos subyacentes responsables del desarrollo de la mayoría de las enfermedades relacionadas con la edad, incluyendo el cáncer, la demencia, las artritis, las enfermedades coronarias, los ACV, la claudicación intermitente, la  degeneración macular y muchas otras. Los segundos son por sí mismos extremadamente tóxicos para cualquier organismo vivo. Por lo tanto, el mayor beneficio del tratamiento con EDTA parecería ser su capacidad para reducir drásticamente la producción de radicales libres al eliminar los catalizadores metálicos que se van acumulando a medida que el individuo envejece. No cabe duda que esta es una simplificación de lo que en realidad ocurre en un sistema tan complejo como es el organismo humano, pero da una idea bastante clara de la realidad como se la conoce en este momento.

RIESGOS

El EDTA es una droga relativamente poco tóxica y casi sin riesgos cuando se la compara con otros tratamientos. El riesgo de efectos colaterales serios cuando se la administra correctamente es menor de 1 en 10,000 pacientes tratados. Como comparación, el porcentaje de mortandad aproximado como resultado directo de la cirugía de bypass coronario es del 3% y la incidencia de complicaciones posteriores serias es muchísimo mas alta. Ocasionalmente los pacientes pueden sufrir molestias menores en el lugar de inyección, náuseas, mareos o dolor de cabeza después del tratamiento, síntomas que se eliminan fácilmente con medicación menor, por lo que la mayoría de los pacientes llegan al consultorio para su tratamiento y vuelven a sus casas solos. Aparecen en la literatura médica algunos informes sobre complicaciones surgidas en los primeros años de este tratamiento cuando todavía no se conocía bien la droga ni existían protocolos probados para su uso. En la mayoría de los casos, que fueron muy pocos, el problema se debió a la administración de dosis demasiado altas de EDTA en períodos demasiado cortos de tiempo. Se pensó en ese momento que este tratamiento podía lesionar los riñones, sin embargo, nuevas investigaciones realizadas en este campo parecerían indicar todo lo contrario, ya que en muchos casos la función renal mejoró después de una serie de infusiones.

LOS METALES PESADOS

Hoy en día, tenemos en nuestros cuerpos entre 400 y 700 veces más cantidad de metales pesados, que la generación que vivió hace 150 años. En nuestro organismo estos metales se acumulan en las grasas y los huesos y no pueden eliminarse por lo que su efecto es permanente y acumulativo. Son altamente reactivos y roban electrones a diferentes estructuras celulares generando radicales libres de forma continua, que a su vez, dañan otras moléculas o estructuras para restituir los suyos propios. Este proceso entra entonces en un círculo vicioso produciendo daños en toda sustancia o estructura celular.

Toda enfermedad crónica tiene relación con este fenómeno, especialmente las que constituyen las causas de muerte más frecuentes como son los infartos de corazón, los derrames cerebrales, el cáncer y los problemas reumáticos. El daño oxidativo del endotelio vascular, el DNA de las células y el cartílago articular ha sido severamente agravado por la acumulación de estos tóxicos.


¿Que son los metales pesados?

Son elementos de mayor tamaño y peso que los nutrientes, no tienen función biológica, son considerados tóxicos y actúan como ANTINUTRIENTES, es decir, interfieren con la absorción y utilización de nutrientes y/o favorecen su eliminación.

El plomo, por ejemplo, se une a ciertas enzimas y tejidos con facilidad, sustituyendo a los minerales zinc, hierro, calcio, magnesio y cobre. Por esto los síntomas por exceso de plomo son muy similares a los de las deficiencias de estos minerales.

Fuentes de contaminación

Mercurio: Amalgamas dentales, vacunas con tiomersal, fungicidas, pescados contaminados, agua, anti-hemorroidales, dermoprotectores.

Plomo: Vegetales y frutas cultivados cerca de lugares transitados por vehículos, minería y fundición, gasolina con plomo.

Cadmio: Humo de cigarrillos, minería y fundición de zinc, fertilizantes altos en fosfatos, fabricación de pilas, desechos industriales quemados.

Arsénico: Insecticidas, desechos de la construcción quemados, combustión de carbón y fundiciones, agua de minas, moluscos, humo, exposición industrial de componentes electrónicos.

Aluminio: Utensilios de cocina, papel de aluminio, antiácidos, desodorantes, procesos industriales queseros, algunas aguas potables.

Intoxicación por Metales Pesados

Los metales pesados son extraños en el sistema biológico y afectan los niveles de minerales, lo cual disminuye los procesos antioxidantes y desintoxicantes. También desplazan los nutrientes interrumpiendo los procesos metabólicos.

Síntomas y Signos Causados por Toxicidad de Metales Pesados

Mercurio
Fatiga crónica, Nauseas, Depresión, Hipertensión, Fallas de memoria, Poco sentido del gusto y del olfato, Falla cognitiva, Acné, piel grasosa, Inestabilidad emocional, Infertilidad, Hormigueo de extremidades, Esclerosis múltiple, Disminución oído, tacto, visión, Cáncer, Infecciones recurrentes, Visión periférica borrosa, (Candidiasis), Deficiencia inmune, Temblores, Anemia, Desórdenes neuromusculares, Problemas cardiovasculares, Vértigo, Poco apetito, Mayor propensión a infarto del miocardio.

Plomo
Fatiga, Insomnio, Poco apetito, Cefalea, Falla de memoria y concentración Perdida de coordinación, Irritabilidad, Dolores en músculos y huesos, Gota, Anemia, Infecciones frecuentes, Hipertensión, Estreñimiento, Hiperactividad, Depresión, Espasmos musculares, Mareos Poco equilibrio, Adicción al dulce, Somnolencia, Manos frías, Sudoración excesiva o sudor frío
Nauseas, Perdida de peso, Neurotóxicos, Nefrotóxico.

En niños:
Trastornos del crecimiento, Trastornos auditivos, Disminución de la inteligencia.

Arsénico
Malestar general, Debilidad muscular, Osteomalacia, Eczema, Dermatitis, Aumento de salivación
Aliento con olor a ajo, Cataratas, Hipertensión, Infecciones frecuentes, Vómitos, Diarrea, Cáncer de piel, Afecta Sistema Nervioso Central, Cardiovascular, y Hematopoyéticos.

Cadmio
Hipertensión, Fatiga, Anemia, Dolores de huesos y músculos, Arterioesclerosis, Dolor lumbar,
Nauseas, Poco apetito, Problemas renales, Vómito, Cefalea, Vértigo, Enfisema pulmonar, Falta de olfato, Caquexia, Daños óseos.

Aluminio
Deterioro de la función mental, Hiperactividad, Problemas del comportamiento, Palidez, Anemia
Problemas de huesos, Fatiga, Poco apetito, Nauseas, Desórdenes del comportamiento y aprendizaje, Autismo, Alzheimer.


En el año 1999 un reporte de la Comisión de Drogas y Cosméticos (F.D.A) de Estados Unidos reveló que el ETIL MERCURIO estaba presente en varias vacunas para infantes y niños. Esta información hizo que muchos padres confirmaran que sus hijos habían tenido regresión, convulsiones, autismo y/o daño neurológico después de las vacunas.

La Academia Nacional de Pediatría de Estados Unidos reconoce que si un niño menor de 2 años recibe dosis neurotóxicas de Mercurio con las vacunas y se observan que los síntomas de intoxicación mercurial, estos son iguales a los síntomas de autismo. Además, los niños con autismo muestran mejoría neuro-conductual después de tratamientos de quelación.

El mercurio afecta principalmente el sistema nervioso y es más tóxico en un sistema nervioso en desarrollo. Los niños menores de 6 meses tienen más dificultad para excretar el mercurio posiblemente por su inhabilidad para producir bilis, la principal ruta de excreción del mercurio.

Mientras el mercurio permanezca más tiempo en el sistema nervioso, mayor serán sus efectos tóxicos.

Diagnóstico

El diagnóstico de intoxicación por metales pesados se hace con un análisis de minerales en cabello. El examen en sangre es para la intoxicación aguda y el examen en orina y heces es para conocer la cantidad de metales que se están excretando con el tratamiento.

Desintoxicación (Quelación)

El primer paso para la desintoxicación es identificar los metales pesados y limitar su exposición. Por ejemplo, si es el plomo el que causa problemas, se recomienda no hacer ejercicios en sitios con exceso de tráfico de vehículos, no comprar frutas y verduras expuestas en la calle.

El segundo paso es dar dosis adecuadas de antioxidantes (Vitamina E, Selenio, Vitamina C, Vitamina A) y otros nutrientes.

El tercer paso es dar agentes quelantes.

Quelación en Griego quiere decir “tenazas de cangrejo” porque los agentes quelantes atrapan los metales a nivel molecular y los elimina a través de la orina.

Esta terapia detiene la formación de radicales libres.

Quelación en Autismo

Para iniciar la desintoxicación en su niño con Autismo es importante:

1. Mantener la dieta libre de gluten y caseína (lácteos).

2. Corregir los trastornos gastrointestinales, la infección por levaduras y parasitosis.

3. Suplementar con vitaminas y minerales

4. Realizar exámenes de laboratorio para chequear niveles de hemoglobina, hierro sérico, plaquetas, funcionalismo renal y pruebas hepáticas.

5. Iniciar los agentes quelantes via oral.

Duración del tratamiento

Pueden necesitarse entre 6 meses y 2 años para eliminar los metales pesados.

Se recomienda hacer una quelación al menos cada dos años para mantener la mejoría.